27 marzo 2006

El Último Boy-scout (Tony Scott, 1991)

Lo mejor que tiene esta época de consumo fácil que vivimos desde hace unos años, esta tendencia al "usar y tirar", en que las películas -y los discos, los libros etc...- son un gran éxito en taquilla, son un gran éxito en DVD a los tres meses, las pasan por satélite a bombo y platillo al año, luego por telecinco a los dos, y al tercero ya nadie se acuerda de ellas de malas que eran y acaban siendo pasto de Multicine Antena 3, es que puedes dedicarte a descubrir lo que serán clásicos tú mismo. Antes, cuando uno iba a ver "Los diez mandamientos" o "Ben-hur", o "La conquista del oeste" y esas cosas, debía salir del cine convencido de que aquello iba a quedar para la posteridad; ahí se habían dejado unos cuartos, y se notaba en cada fotograma. Últimamente, sin embargo, parece que cuanto más éxito tiene una película, peor es. No sé si es que la gente se ha vuelto gilipollas o quien, pero espero que dentro de diez años nadie esté dispuesto a pagar 25E por la edición coleccionista de "XXX" o 50 por la trilogía "Destino final". Las películas taquilleras, como las cucarachas, nacen, se reproducen y con el tiempo, mueren y desaparecen; eso nos da, como decía, a quienes pretendemos saber algo de cine, la increíble oportunidad de escarbar entre los semifracasos y lanzamientos casi clandestinos y decidir qué es lo que realmente nos gusta. Todo el mundo sabe de carrerilla cuales son los clásicos de los 40, 50, 60, 70 e incluso 80, pero de los 90 en adelante, cada uno tiene los suyos. Y lo mejor es que pocos vamos a estar de acuerdo.
Todo esto viene porque quiero reivindicar una de mis películas favoritas: El último boy Scout. En primer lugar, dejar claro que yo siempre he sido de los que creen -aunque no conozco a nadie más que opine igual- que, pese a "Top Gun" y "Revenge", Tony Scott es el hermano bueno; en cualquier caso, a Ridley solo le paso "Alien" y "Blade Runner", así que Tony con esta y "amor a quemarropa" está empatado, y encima no se las da de genio. En segundo lugar, si Dios existe, se parece a Bruce Willis -pese a que también tiene sus deslices-, y en mi lista de clásicos de los 90, sería lo que Charlton Heston en los 50 y 60. Ya no se hacen pelis como esta; el neo-macarthianismo políticamente correcto de Hollywood -ese que hace que a los polis de ET se les quiten las pistolas por ordenador- y la autocensura de las "majors" lo impiden; sin duda, una de las mejores comedias de los 90. ¿Comedia? Desde luego. Una comedia de humor negro, negrísimo, tan violenta como divertida, con más muertos que chistes, y más tacos que muertos, pero totalmente hilarante. Podría empezar a citar frases y no parar; es un crimen que no le dieran el Óscar al mejor guión, pero ya se sabe, las comedias ultraviolentas no gustan a los académicos. Voy a poner un par de ejemplos, porque no lo puedo evitar; desde luego, es más divertido verlo que leerlo, pero bueno, para que os hagáis una idea. No la tengo en castellano, así que voy traduciendo: puede ser distinto a la versión doblada.
Joe Hallenbeck (Bruce Willis) conduce a toda pastilla en una persecución. A su lado, Jimmy Dix (Damon Wayans) -hasta los nombres son geniales.
Dix: Si aceleras un poco más, vamos a retroceder en el tiempo.
Hallenbeck advierte a Dix de que la situación es peligrosa.
DIx: Mi segundo nombre es "Peligro"
Hallenbeck: El mío es Cornelius. Si se lo dices a alguien, te mato.
Simple charla:
Dix:¿No crees en el amor?
Hallenceck: Sí creo en el amor. También creo en el cáncer.
Desde luego, está la escena del "si me tocas otra vez, te mato", pero esa hay que verla. En definitiva, gran peli, infravalorada como si fuera un productillo de acción de bajo presupuesto, pero nada más lejos de la verdad. Muy recomendable si tienes sentido del humor y tu sensibilidad no es muy sensible. Sé que muchos no pensáis igual, pero bueno... El cielo es azul, el agua moja, esta peli no gusta... ¿A quién le importa una mierda? Y yo pagaría 25 E por una edición especial de esta, con varios discos y miles de extras, cualquier día de la semana. Nota: 8
Escrito por A. Montpalau

3 Comments:

Anonymous Alacrán said...

A mi también me gusta la peli, pero tampoco es que sea una maravilla. No ganaría el oscar al guión, pero fue el más caro de la historia en su momento. El guionista dirigió una peli el año pasado que todavía no he visto pero tiene buena pinta: Kiss Kiss Bang Bang.
Mi diálogo favorito de El último Boy Scout es cuando la ex-mujer le dice al Bruce Willis que se siente sola, y pilla el crack y le suelta:
-Pues cómprate un perro.

3/27/2006 04:22:00 p. m.  
Anonymous Kuroi_Yume said...

Es otra de las genialidades que nos ofrecía el Hollywood de los "tíos cachas".

Inolvidable el "yipi-jay-hey! hijo de puta!"

Ciertamente ya no se hacen películas como antes.

3/29/2006 04:49:00 p. m.  
Anonymous Korngus said...

Y tan inolvidable, es lo que tengo puesto en mis messenger, aun que escrito mas simple: yiyayejou

3/29/2006 06:38:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home