22 abril 2006

The Call of Cthulhu (Andrew Leman, 2005)

callofcthulhu
Cthulhu ha despertado por fin! Y llevaba durmiendo eones... Y no porque ingentes cantidades de infames directores y productores hollywoodienses no hayan intentado despertarlo antes. Míriadas de dólares se han expoliado de profundas arcas de fans de Lovecraft y de otros humanos con ansias menos artísticas y jamás se había conseguido una película que respetara el mundo del escritor de Providence. Y pasaban los años y la amenaza de la fría tecnología y sus maravillosos pero nacidos-muertos efectos especiales no hacía augurar nada bueno. Todo lo que nos esperaba a los que ansiábamos la película definitiva sobre los escritos del genio eran monstruosas macro-producciones de más de 3 horas, llenas de bichos tentaculados pero más desalmados (no por malos, precisamente) de lo que deberían, diálogos absurdos para rellenar huecos (H.P. me perdone, pero en eso era bastante espeso y tosco), y acción a raudales de la mano del actor musculado de turno que debería redimirse de un pasado oscuro salvando a la chica indefensa y al secundario cómico de color (que, probáblemente también moriría en una heróico acto final, que permitiría a los rednecks más profundos reconciliarse con otras razas, al menos mientras se levantan para hechar la meada postfílmica) En todo caso se debe reconocer que ha habido buenos acercamientos al universo lovecraftiano, aunque se quedaron en eso, en películas más o menos inspiradas en los mitos primigenios y como no, en el Necronomicón. Aproximaciones nada despeciables como por ejemplo "In the Mouth of Darkness" (aunque pasado por el tamiz Stephen King), dicen que "Dagon", o algún "Re-Animator", nos hicieron confiar en un buen hacer cinematográfico que no llegaba. Bajo ciclópeos muros de incomprensión, los ecos de las mismas conversaciones provinientes de las hordas de fanáticos muchachos con chapitas de la Universidad de Miskatonic colgadas de las solapas, se repetían una y otra vez: "Joder, hasta yo haría una pelicula mejor sobre los Mitos de Cthulhu" Pues bien, seguidores de la religión del gran Dios Durmiente, adoradores de ancestrales figurillas de arcilla, y cinéfagos hambrientos de cine interesante todos, ha llegado nuestro momento. Y ha sido de la mano, como no, de gente sin ansias pecaminosas de hacer indecentes cantidades de dinero. De gentes que aman la literatura. De gentes que aman el cine... De gentes que aman los juegos de ROL... Ha tenido que ser la "HP Lovecraft Historical Society" un grupo de adoradores del juego de Rol "Cthulhu Lives", los que pusieran en marcha el proyecto de hacer la película más fiel, interesante, original, y respetuosa con la obra de Lovecraft. Así, llego a crearse "The Call of Cthtulhu", una de las películas más arriesgadas que se han hecho en los últimos años. Rodada en 2005, nos encontramos con una película en Blanco y Negro, Muda e imitando a la perfección el cine Expresionista alemán: planos inclinados, oníricos decorados perdidos en claroscuros, sombras en el exterior de la corona del objetivo, personajes dramáticos maquillados a la usanza del cine de los años 20... exáctamente como si se hubiera realizado la película en los años en los que H.P. Lovecraft escribió sus cuentos. Respetando tanto al autor, como a su entorno, como a su época. Una idea audaz, más que interesante, pero debemos reconocer que nada práctica a la hora de hacer proselitismo de la cinta. Una idea que denota todo el amor y respeto no sólo hacia el escritor, sinó hacia el cine en general. No hay mejor manera de rendir homenaje a los Mitos de Cthulhu que presentándolos tal y como el autor los escribió: al grano, sin florituras, con un exceso de detalles apabullante pero absolutamente directo y claro, casi atropellado. En una película sin elipsis ni adornos, pero con una riquísima banda sonora. 45 minutos (una metraje perfecto para la historia, casi como si leyeras "La Llamada..." en directo) de amor por el cine y por lo que se cuenta. Sin una coma en mal sitio, y sin estar llena de metraje inútil que haga que desviemos la antencion de lo que importante, lo que Lovecraft dijo. Con el misterio que ofrecen las leyendas ancestrales, las investigaciones arqueológicas llenas de muertes terroríficas, y el horror a lo desconocido que nos rodea. Con una criatura realizada en "Stop -Motion" que, pese a que estamos inmunizados de lo torpemente artesanal debido a la era digital, realmente funciona. Con unos actores que se comportan como actores de cine mudo. Con un director que conoce este tipo de cine y sabe aprovechar lo mejor de él y que casi nos hace creer que es una película antigua (a veces se perciben técnicas de cámara modernas que no se usaban entonces, pero que insertadas en las pesadillas de los personajes redondean aún más lo extraño y onírico del conjunto). Una rareza absoluta, un pequeño estanque de calma en el convulso océano del cine de terror. Una pequeña joya a disfrutar una y otra vez. Y probablemente la mejor película sobre Lovecraft que se haya hecho nunca. Nota: (9) Yume.

1 Comments:

Blogger El Arcano said...

Sigue sin ser la película que muestre a Lovecraft en su esplendor. Pero no deja de ser un filme sincero.

6/01/2007 01:59:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home