04 abril 2006

Twentynine Palms (Bruno Dumont, 2003)

Bien, vamos por partes, esta crítica de hecho no tiene razón de ser ya que seguramente esta..., este..., bueno esa cosa seguramente no se llegará a estrenar pero teniendo en cuenta que en pasado festival de cine de Sitges fue premiada con un premio especial creo que es de justicia que se haga una ligera reseña al respecto.

¿de que va la película?, buen pues va de una pareja de franceses (ella está como un queso) van en coche por el desierto de Arizona, entonces paran el coche se bajan se apartan del camino y follan, vuelta al coche y a seguir el camino que queda mucho por hacer, luego en mitad del camino discuten durante un rato hasta que llegan a un hotel donde follan en la piscina, entran en su habitación, discuten y follan y luego vuelven a coger el coche hasta el próximo lugar para follar donde claro está, follan.

Pasa un día y.... ¡ GRAN GIRO ARGUMENTAL! ¡ SE COMEN UN HELADO!, luego vuelven al hotel y discuten, cogen el coche salen al desierto y discuten y follan, eso si los paisajes son preciosos ¿eh?, luego van al hotel donde discuten y follan.

Y así hasta que en medio del desierto los atacan unos garrulos, a ella le dan un par de hostias y a el.... se lo follan.

Más tarde en la habitación el se la carga a ella y luego se suicida y ya está.

Os preguntareis porqué carajo he hecho esta reseña tan tonta, bueno pues allá va la respuesta:

La dirección de actores es patizamba del cagar y el guión es inexistente, parece que sea una excusa para ver a la actriz en pelota picada cada quince minutos (que tampoco es tan mala idea) pero..., pero los polvos, los polvos son la releche son de lo que no hay, empecemos por el: empieza a suspirar, del suspiro pasa al jadeo, luego al gruñido y finalmente pone los ojos en blanco, empieza a ponerse colorado primero y luego llega hasta el morado pasando por una extensa gama de lilas, pegando unos berridos que parece que le arranquen los cojones con unas tenazas, aquí la gente aplaudió como loca; y ahora ella empieza como el muy lentamente y entonces se pone a menearse muy lentamente primero y luego empieza a dar cabezazos, a contonearse como una peonza y al final, ríete tu de la niña del exorcista, unos berridos y una de dar bandazos que da miedo y todo oye, que solo falta ver al padre Karras con el agua bendita, a si y al acabar discuten.

Nota: 2

Escrita por Joaquim Parera

2 Comments:

Anonymous Nacho said...

Pues parece una muy buena pelicula, su argumento me ha enganchado, la tendré que ver. ;-)
Una parecida puede ser la de 9 Songs, no tiene argumento, y lo único que hacen es darle al folleteo todo el rato, salvo cuando estan en uno de los 9 conciertos que salen.
La de la crítica no se como será, pero esta no es erótica, mas bien la podíamos clasificar X.

4/05/2006 10:07:00 a. m.  
Blogger FabricioRebatta said...

me parece un comentario demasiado trivial para una película tan especial, los que quieran pueden leer un mejor comentario en:
http://www.enfocarte.com/7.32/dumont.html

3/07/2008 12:09:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home